El mito del Minotauro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

El Minotauro, fue en la mitología griega, un monstruo con cuerpo humano y cabeza de toro hijo de Pasífae (la esposa del rey de Creta, Minos) y del Toro de Creta.

Nacimiento del Minotauro

La versión más extendida sobre la concepción del Minotauro narra como Minos (hijo de Zeus) acudió en busca de ayuda del dios Poseidón, para conseguir su proclamación temprana como rey tras la muerte del rey de Creta, Asterión, que lo había criado.

Poseidón entonces, hizo surgir del mar un bellísimo toro blanco al cual Minos prometió sacrificar en su nombre. No obstante, embelesado por las cualidades del toro, Minos decidió ocultarlo entre su rebaño y sacrificar a otro toro pensando erróneamente, que Poseidón no se daría cuenta del cambio. El dios del océano, al enterarse, lleno de cólera, provocó que Pasifae, esposa de Minos, desease de manera incontrolable al toro blanco y con la ayuda de Dédalo, quien construyo una vaca de madera cubierta de piel de vaca auténtica, consiguió aparearse con el toro quedando embarazada.

Fruto de esta unión, nació el Minotauro llamado Asterión.

El Minotauro, el laberinto de Creta y el tributo de Atenas

El monstruo Minotauro, se alimentaba exclusivamente de carne humana y debido que cuanto más crecía más incontrolable y salvaje se volvía, Dédalo construyó un laberinto con incontables pasillos para mantenerlo encerrado en la ciudad de Cnosos de la isla de Creta.

Poco después de ser encerrado, Androgeo (hijo de Minos) fue asesinado en Atenas provocando que el rey de Creta declarase la guerra a los atenienses. Gracias por la peste que azotó el territorio, Minos conquistó Megara logrando la rendición de Atenas. Como fruto de esta victoria, Minos exigió entregar cada nueve años, a siete jóvenes y a siete doncellas para ser ofrecidas como alimento al Minotauro.

Durante años, estos jóvenes fueron conducidos al laberinto para alimentar a la bestia donde erraban perdidos hasta encontrarse con la bestia quien los devoraba.

 

Laberinto del Minotauro

 

El final del Minotauro

La tercera vez que catorce jóvenes debían ser presentados para ser sacrificados, Minos sabiendo del aprecio que Egeo (rey de Atenas) tenía por su hijo Teseo, lo escogió para ser una de las víctimas del Minotauro. Nada más llegar a Creta, Teseo conoció a la hija del rey, Ariadna, quedando los dos jóvenes enamorados. Ariadna, le pidió a Teseo que no se enfrentara a la bestia pero éste, estaba convencido de poder derrotarla motivo por el cual, Ariadana ideó un plan para que Teseo fuera capaz de encontrar la salida del laberinto en caso de vencer a la bestia. La joven, entregó al muchacho un ovillo de hilo que le recordase a Teseo el camino que había hecho.

Armado de valor, Teseo se internó en el laberinto, mató al Minotauro y recogiendo el hilo del ovillo consiguió encontrar la salida.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − diez =