Artemisa, la diosa virgen de la caza

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

 

Artemisa o Artemis en la mitología griega, es la diosa de la caza, diosa virgen y de los animales salvajes, el bosque y la luna. Hija de Leto y Zeus, es también la hermana gemela de Apolo.

Artemisa, diosa griega de la caza

Significado de Artemisa – Etimología

El nombre Artemisa tiene diversos orígenes posibles, puede provenir de la palabra griega ‘árktos’ que significa “Oso” o de ‘Artemes’, que significa “segura, pura, sin heridas”. Otra opción, es que provenga de ‘Artamis’ “la que despedaza”. Sus posibles orígenes hablan de la naturaleza del carácter de esta diosa griega, protectora pero implacable: pura, pero vengativa.

Atributos de Artemisa

Las flechas y el arco

Entre los atributos de esta diosa griega destaca la luna creciente: el arco, acompañado de las flechas, ambos de plata, el metal más preciado de los griegos.

Artemisa obtuvo el arco y las flechas de los Cíclopes tras haberlos perdido su padre. Con sus flechas, era capaz de causar la muerte inmediata y enfermedades a jóvenes y mujeres.

Carro

Artemisa poseía un carro de oro tirado por cuatro ciervos de cornamenta dorada

Lanzas y redes

A veces es representada con una lanza y una red como diosa patrona de la pesca que era.

Ciervo

Mediante este atributo representaba la caza.

 

Poderes diosa Artemisa

Artemisa tenía el poder de dar oráculos, curar y alejar males, proteger la agricultura y fertilizar la tierra.

 

Artemisa en la mitología griega

Nacimiento de Artemisa

La vida de Artemisa es complicada incluso antes de nacer. Su madre, Leto, era hija de los titanes Febe y Ceo que junto a su hermana Asteria, eran consideradas las diosas de la noche. Los insistentes intentos de seducción por parte de Zeus, hicieron que Asteria escapara lanzándose al mar en forma de codorniz, para luego transformarse en una isla errante y poder escapar finalmente del regente del Olimpo.

Zeus entonces fijó su deseo en Leto dejándola embarazada. Cuando Hera se enteró de esta nueva infidelidad de su esposo, volcó su ira contra Leto y amenazó con desatar su cólera contra la tierra que le permitiera dar a luz. Para asegurar sus planes de impedir el nacimiento de la criatura, prohibió a su hija y diosa de los alumbramientos, Ilitia, asistir a la futura madre. Entonces, Leto consiguió refugio con su hermana, ahora la Isla de Ortiga. Sin embargo, debido a la falta de asistencia, sufrió de horribles dolores de parto por nueve días. El resto de los dioses, que sintieron compasión por ella, permitieron que Artemisa naciera primero y ayudara a su madre con el alumbramiento de su gemelo, Apolo. Esta experiencia del dolor de Leto, impresionó de tal manera a Artemisa, que ésta se comprometió con la castidad cumpliendo con firmeza este voto.

Infancia

Cuando tenía tres años, sentada en las rodillas de su padre, le pidió permanecer siempre virgen, ser portadora de la luz, tener muchos nombres para diferenciarse de su gemelo, una túnica hasta la rodilla que le permitiera cazar y un arco y flechas.

Pidió también, la compañía de sesenta oceánides  y de veinte ninfas del bosque (que cazarían junto a ella), las cuales debían permanecer doncellas vírgenes como ella. Igualmente, pidió gobernar sobre las montañas y ayudar a las mujeres con los dolores de parto. A pesar de ser muchos obsequios, Zeus los concedió todos.

A petición de la diosa, Hefesto, los cíclopes , elaboraron su arco, las flechas, el carcaj y un carruaje de oro. En su primera salida de caza, el Dios Pan, le regaló una jauría de sabuesos. Seguidamente ella misma capturó seis ciervos de cornamenta plateada para tirar de su carro.

Níobe

Junto con su hermano Apolo, mató a los catorce hijos de Níobe encargándose ella de las siete hijas, mientra Apolo daba cuenta de los siete varones. Este ataque a la descendencia de los reyes de Tebas, se produjo por decir Níobe, que era superior que Leto  al haber procreado mayor número de hijos.

Calisto

En otra ocasión la ira de la diosa de la caza fue desencadenada por Calisto, una de sus doncellas, que engañada por Zeus, rompió su voto de castidad y quedó embarazada. Por esto, Artemisa la transformó en una osa. Al peligrar la vida de Calisto, Zeus la llevó al cielo, siendo junto con su bebé, las constelaciones de la osa mayor y menor.

Orión

Después que Hefesto le devolviera la vista al gigante Orión, éste conoció a Artemisa quién impresionada por las habilidades de caza del gigante, decidió incorporarlo a su grupo de Cazadoras (siendo el único hombre merecedor de tal privilegio).

Orión acabó enamorándose de la diosa y el hermano de éste, Apolo, temiendo que Artemisa le correspondiera y renunciara a su castidad habló mal de él ante Gea quien le envió un escorpión gigante que le picó en la espalda. Orión trató de huir nadando pero cayó muerto por una flecha que Artemisa disparó creyendo engañada por su hermano que el que huía era un acosador de una de sus ninfas.

Al percatarse que el muerto era Orión, Artemisa le pidió a Zeus que le pusiera entre las constelaciones.

 

Culto de Artemisa

Artemisa fue adorada en toda Grecia. Sus lugares de culto más famosos son la isla de Delos (la isla Ortiga), Éfeso, Braurón, Muniquia y Esparta. Los espartanos le ofrecían sacrificios antes de sus campañas militares.

En Braurón, las niñas entre cinco y diez años eran enviadas al santuario de la Diosa para servirla por un año. Durante este periodo se las llamaba oseznas (‘arktoi‘). Esta tradición, se cumplía por exigencia de Artemisa debido a que en esta ciudad, el santuario era visitado por un oso. En una ocasión una niña lo provocó y el oso la mató. Sus hermanos la vengaron asesinando al oso, lo que desató la molestia de Artemisa quien exigió los servicios de las niñas en sus templos como expiación por dicha muerte.

Otra costumbre, la cumplían las jóvenes griegas antes de casarse: realizaban una ofrenda de sus viejos juguetes y pertenencias de la infancia junto a un mechón de su cabello. Esta ofrenda a Artemisa la diosa de la caza, simbolizaba el fin de la niñez y la castidad al entrar en una nueva etapa de la vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *